Astronauta de tus lunares.

Bitácora espacial: no planeo regresar a mi planeta, me quedo en el tuyo.

Decidí embarcarme en una arriesgada misión así nada más, sin planearlo. No estaba entre mis prioridades hacer un viaje tan largo, pero la vida me presentó esa oportunidad y recientemente habiendo adoptado esta filosofía de decir que sí a las preguntas inesperadas; heme aquí.

Aterricé una noche estrellada. Mi nave llegó al lunar que está por encima y a la izquierda de la comisura de tus labios. Podría jurar que en la entrada a la atmósfera de tu cuerpo olí una combinación de coco con vainilla.

Después de asentar un pequeño campamento cerca de tus labios me decidí a salir a explorar. Pude recorrer los relieves tu nariz afilada y ver la constelación de pecas en tus mejillas. Pude conocer como es el universo visto desde tus ojos que tanto me gusta mirar e hice una parada más en tu frente que tanto me gusta besar.

La segunda semana ha sido aún más emocionante. He deambulado por tu espalda y me encontré con más lunares donde podré aterrizar en mi siguiente viaje. Me tomó la mayor parte del día recorrer toda tu espalda pero casi al anochecer llegué a tu espalda baja y creo que me quiero quedar a vivir aquí, la vista desde acá es indescriptible […]

Decidí pasar la noche aquí ya que el trayecto de regreso es largo y ya estaba anocheciendo. Improvisé un pequeño campamento en uno de los hoyuelos de tu espalda y creo que nunca dormí tan cómodo.

He decidido crear un campamento en tu cuerpo. Necesito tiempo para explorarle a plenitud. Bitácora espacial: no planeo regresar a mi planeta, me quedo en el tuyo.

You May Also Like